Si él es muy listo… Sólo que es vago

Que_es_y_como_combatimos_la_pereza

“Si él es muy listo… Sólo que es vago”. ¿Cuántas veces hemos oído esto? Es una de las frases más típicas que dicen padres y maestros para  explicar el fracaso escolar de algunos niños. Nos encontramos ante niños con buena comprensión, buena memoria, que solo con “leerlo un par de veces ya se acuerda de las cosas”. Entonces nos preguntamos “¿Por qué suspende?” “Es que es vago” responden.

Si no queremos encontrarnos con un adolescente así es importante enseñarle a los niños desde pequeños lo importante que es el esfuerzo. El cerebro tiene plasticidad, que es más pronunciada en los primeros años. Por eso, es más fácil aprender idiomas o a tocar instrumentos si empezamos de pequeños. Por otro lado, el cerebro tiende también a la comodidad, no le gusta esforzarse. Por eso, cuanto más nos acostumbremos a no hacer nada, menos vamos a querer hacer. Si no enseñamos a nuestros hijos a esforzarse por las cosas desde pequeños (darles juguetes aunque se haya portado mal, dejarles jugar sin antes estudiar…), van a acabar aprendiendo a que pueden obtener gratificaciones sin mover ni un dedo. Y menos harán la próxima vez. No es difícil si los educamos bien desde pequeños. Lo será si permitimos que estas situaciones se repitan en el tiempo.

Darle al niño todo lo que quiere y no darle responsabilidades no es más que una manera de sobreprotegerlo. Y eso no le va a ayudar a nada en la vida, solo aprenderá a cargar con sus responsabilidades a los demás. ¿Qué más consecuencias conlleva? No aprender a valorar las cosas (materiales y no materiales), falta de entusiasmo, aburrirse fácilmente, mal comportamiento… Incluso es más fácil que al llegar la adolescencia busque el consumo de sustancias psicoactivas para obtener placer fácilmente.

No podemos dejar que nuestros hijos formen una personalidad débil, caprichosa, que no sean capaces de ponerse metas y objetivos. Si no enseñamos la capacidad del esfuerzo y sacrificio se cae en la dejadez, desorden y mediocridad.

Vamos a lo que nos interesa. ¿Cómo fomentar el valor del esfuerzo?

  • Antes que nada, dale a tu hijo motivos por los que esforzarse. Una meta, algo que quiera conseguir. Fomenta el esfuerzo como algo que tiene una recompensa al final. Haz que tenga lo que desea cuando haga algo por merecerlo.
  • Es importante algo de exigencia por parte de los adultos (no nos pasemos tampoco). Con el tiempo, esa exigencia externa se convertirá en autoexigencia. Ponle tareas que pueda realizar y que no le lleven mucho. Por ejemplo, estudiar 40 minutos todos los días, ayudar a poner la mesa, recoger su plato, ordenar su habitación… Lo ideal es empezar con tareas fáciles e ir aumentando el grado de dificultad según vaya creciendo y madurando. Con el tiempo irá consiguiendo metas más difíciles ¡y por sí mismos! Eso les subirá muchísimo el autoestima porque se sentirán útiles, capaces y seguros de sí mismos.
  • Enseñarle que el fracaso no puede ser un impedimento para dejar de hacer algo, y mucho menos el miedo a fracasar. Para ello, los adultos tenemos que dar ejemplo y no rendirnos a las primeras de cambio.
  • Busca algo que realmente motive al niño y aprovéchalo como una oportunidad para enseñarle todo lo dicho. Ya que si no hay un motivo, es imposible luchar por conseguir una meta. La motivación es lo hará que el esfuerzo sea más llevadero. Para eso, conoce a tu hijo, escúchale, descubre que es lo que le gusta y aprovéchalo.
  • Seguir unas normas: seguir unas normas de convivencia en casa, en el colegio, horarios… Es importante que se impongan primero unas normas externas para que poco a poco los niños aprendan a ponerse límites ellos mismos. Para eso, es una opción es apuntar al niño a algún deporte o actividad que le guste, así se acostumbrarán a seguir unas reglas que le creen hábitos de disciplina: obedecer al entrenador, jugar en equipo, esforzarse por querer mejorar, etc.

Esperar a la suerte, a que te toque la lotería, a que “pongan la única pregunta que me estudié en el examen”,… Son respuestas pasivas y no implican esfuerzo. Las personas nos involucramos en tareas cuando hay una finalidad, cuando nos parece interesante, cuando podemos participar en su planificación y desarrollo, cuando nos sentimos cognitivamente y emocionalmente implicados, cuando nos vemos competentes… En fin, cuando podemos encontrarle un sentido.

En la próxima actualización seguiré abordando este tema. Para cualquier duda online podéis contactar conmigo enviándome un mensaje a la página, un correo o llamarme. Lo mismo si necesitáis asesoramiento.

Anuncios

3 comentarios en “Si él es muy listo… Sólo que es vago

  1. Ya podían haber seguido esas pautas mis padres XD.
    Que velocidades te marcas haha. A decir verdad, yo publicaría más a menudo, pero después me quedaría sin relatos u.u en fin, que te ha quedado muy chulo el post. Te espero por el mío :p

    Le gusta a 1 persona

  2. Tienes toda la razón y yo, me pongo de ejemplo: Nunca me gané las cosas, tampoco es que no hiciera nada pero ahora me cuesta mucho que por mi misma QUIERA ponerme a estudiar por ejemplo.

    Y bueno me ha encantado la entrada, las demás tienen que ser… más que geniales.

    Le gusta a 1 persona

    • Todos hemos pasado por eso no te preocupes. En realidad es más normal encontrar personas a las que le de pereza estudiar que a las que no, yo entre ellas. Me costaba mucho ponerme a ello, aunque una vez que te pones es más fácil continuar, y con el tiempo una vez que te acostumbres a hacerlo casi todos los días lo acabarás viendo como un hábito. Por eso creo que es importante enseñar a los niños a esforzarse, para que en un futuro no les cueste tanto.

      Muchas gracias por comentar Estelina, me alegro de que te guste la entrada y espero seguir viéndote por aqui 🙂

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s