Como ayudar a un adolescente estresado

Teenage girl looking thoughtful about troubles in her life.

La adolescencia es una época de mucha ansiedad y estrés. En este periodo los chicos se enfrentan a toda una revolución de reacciones hormonales que producen cambios tanto físicos como psíquicos, por eso, aunque no lo parezca, los niveles de ansiedad vividos por algunos pueden acabar desbordándolos.

Cuando la persona se enfrenta a una situación que no sabe como solventar de primeras, el hipotálamo segrega una sustancia llamada adrenalina/epinefrina con el fin de preparar al cuerpo y resolver esa situación problemática (aumenta el ritmo respiratorio para captar más oxígeno, el circulatorio para que llegue más sangre a nuestros músculos, etc). A corto plazo esa reacción fisiológica en nuestro cuerpo es muy útil porque nos ayuda a salir airosos del problema. Sin embargo, si esta situación se mantiene con el tiempo nuestro cuerpo puede resentirse, lo estamos forzando y obligando a mantener ese ritmo de trabajo, se acabará “desgastándolo”.

Los adolescentes se enfrentan todos los días a situaciones que desencadenan grandes dosis de estrés:

1- Bullying: no es nada raro sufrir bullying. Es algo que ha existido toda la vida en los institutos solo que ahora parece que la sociedad se ha sensibilizado más con el tema porque se han hecho públicos muchos casos que antes pasaban ocultos. Sin embargo, existen más de los que nos quieren hacer creer. A nuestros oídos llegan solo los más impactantes pero son solo la punta del iceberg, vemos una sola parte de la gran cantidad que existen. Los niños o adolescentes que sufren bullying se caracterizan por: bajar su rendimiento escolar repentinamente, no querer ir a clase, problemas para dormir, inapetencia (o atracones de comida), síntomas depresivos, embotamiento emocional e irritabilidad.

2- Examenes o poco tiempo libre: el exceso de trabajo es estresante para todo el mundo. Los adolescentes son más sensibles porque aun no están acostumbrados a tanta demanda, es ahora cuando tienen que empezar a organizarse y a estudiar con antelación para los examenes, sobre todo los estudiantes de bachiller que pronto se enfrentarán a la temida PAU. Los chicos que hayan dejado todo para última hora tendrán que darse un atracón a estudiar, y eso no es un camino de rosas. Por eso muchos estudiantes enferman en época de examenes, porque la presión y estrés les debilita el sistema inmunitario y es más fácil que contraigan enfermedades.

Hay veces que no son los propios examenes en si lo que produce el estrés, si no el poco tiempo libre que tienen. Tener una agenda muy apretada es estresante para cualquiera. Hay chicos que después del instituto tienen actividades extraescolares, academia de idiomas, clases particulares… ¡Y encima tienen que sacar tiempo para los estudios!

3-Pérdida de un familiar o amigo. La muerte de un ser querido afecta a todo el mundo pero para un adolescente puede ser un auténtico trauma. Cuando un niño pierde un ser querido lo pasa mal pero muchos no llegan a comprender del todo la irreversibilidad de la muerte y no les afecta tanto. Un adulto es consciente de todo lo que conlleva la muerte de una persona pero tiene recursos suficientes para superarlo con el tiempo (la mayoría de las veces). En el caso de los adolescentes es diferente, ellos comprenden y entienden, pero muchos no han adquirido las habilidades necesarias para afrontarlo de manera eficaz.

4-Ruptura sentimental: todos sabemos lo intenso que puede llegar a ser el amor adolescente. La primera ruptura cuando uno está enamorado siempre se vive con desesperación. Creen que no se volverán a enamorar o que nadie querrá estar nunca con ellos. Los adultos saben que no es cierto y no se lo toman en serio, pero los chicos a esas edades no ven más allá de lo que están sintiendo en esos momentos.

¿Cómo detectamos si nuestros hijos tienen estrés?

Young dude blocking a set of stairs. It doesn't look like he is going to move any time soon.

Es fácil, solo tenemos que fijarnos en una serie de señales:

Problemas para dormir: el insomnio o el despertarse cada dos por tres en mitad de la noche es indicativo de que hay algo que les está quitando el sueño. A veces también puede pasar que llegan tan cansados a la cama que eso les impide conciliarlo.

-Cefaleas: ¿tu hijo se queja de que tiene dolor de cabeza? si es continuo podría ser debido al agobio, el esfuerzo por los estudios, a la falta de descanso o que no se está alimentando adecuadamente.

-Irritabilidad: si el mal humor de tu hijo es constante, te contesta agresivamente sin motivo alguno y se queja de que le estás agobiando ¡bienvenido! es el pan de cada día en el mundo adolescente. Sin embargo, si notas que últimamente su humor está empeorando demasiado es un síntoma de estrés.

-Se queja de un cansancio continuo. Seguramente como consecuencia de los problemas de sueño. También puede ocurrir que duerme las horas suficientes pero se levanta cansado y sin energía, eso es porque el sueño no cumple unos mínimos de calidad.

¿Cómo podemos ayudarles?

Una vez que hemos detectado que tiene estrés lo primero que tenemos que hacer es buscar un momento tranquilo en el que sepamos que nadie nos va a molestar y hablar con él, pregúntale como se encuentra estos días, pero intenta no agobiarle, no queremos que piense que es un interrogatorio porque se cerrarán en banda.

hobbies

-Prepara con él actividades de ocio. Tiene que haber tiempo para todo. No se trata de que salga todos los días pero tienes que dejarle el tiempo suficiente como para que pueda quedar con sus amigos y romper con la rutina. Incluso en periodos de examenes el chico tiene que aprender a desconectar de los estudios y otras presiones.

-Enséñale a ser realista. Si tu hijo es de los que tiene cada día ocupado con mil actividades ayúdale a organizarse. Si aun así no puede con todo hazle entender que tiene que dejar algo, aunque sea durante un tiempo. Hay chicos que no son realistas respecto a los estudios. Por ejemplo, si ha suspendido 6 asignaturas en junio tiene que ser consciente de que es muy difícil aprobarlas todas en septiembre y que estaría menos agobiado si se centra en 3 que si intenta sacar las 6 de golpe, aparte de que es más probable que apruebe tres si se prepara únicamente esas que si intenta prepararlas todas.

-Técnicas de respiración y relajación. La respiración abdominal es muy útil para  controlar la ansiedad y viene bien a todo el mundo. Apuntaros a un par de clases de relajación os puede venir muy bien a ambos, le estarás demostrando que te preocupas y además le estas dando recursos para que él mismo pueda manejar el estrés.

-Escúchale sin criticar. No juzgues, solo escucha. Cuando tenemos un problema a veces solo queremos que nos escuchen. No des consejos a no ser que te los pida él expresamente. Si dices “te lo dije” lo único que conseguirás es que no te vuelva a confiar nada.

Por último, si ves que tu hijo realmente lo está pasando mal y que ese estado se alarga en el tiempo sopesa la idea de llevarlo a un profesional, un psicólogo puede ayudarle a pasar por el mal trago y enseñarle estrategias eficaces para enfrentarse al estrés. En eso puedo ayudaros 🙂


Este artículo que he escrito pronto será publicado en Bekia

¡Un salud a todos y que tengáis una buena semana!

Anuncios

6 comentarios en “Como ayudar a un adolescente estresado

  1. Hola, soy un adolescente, ya desde años convertido en padre, y leyendo entre líneas, veo que este es un interesante artículo sobre esta materia. En cuanto tenga un ratito regreso y opino. Muchas gracias, Psicóloga y que pases un día no demasiado ajetreado, uno de esos bonitos.

    Le gusta a 1 persona

  2. Hola, como me comprometí a regresar para dejar opinión, aquí está la mía.

    Algunas personas quizá podamos estar más sensibilizadas respecto a otras, en todo lo referido a la adolescencia y ese me parece que es mi caso. Eso no quiere decir necesariamente que tenga mayor conocimiento ni tampoco mayor condescendencia, por tanto ya admito que sea el menos adecuado para ayudar a un adolescente. Simplemente el tema me motiva más que a otros.

    Pudiera ser que los tantísimos medios de la sociedad, hubieran encontrado sobre este asunto un motivo para crear leyenda. Pues si bien es cierto que en esta etapa se producen una serie de cambios fisiológicos, también es cierto que no es la única en el desarrollo de los humanos.

    Y puestos a desmitificar tanta divulgación sobre la materia, creo que a nuestra sociedad de tantas clasificaciones, ‘tags’ y etiquetas para todo, se le podría estar escapando alguna otra división. ¿Preadolescencia y postadolescencia?

    Si como parece, puede ser cierto el dicho popular ‘dime de qué presumes y te diré de qué careces’, nuestro ‘primer mundo’ se vanagloria de atender las diversidades en general, pero sin haber conseguido ocultar su abultada hipocresía. Pues ese mundo ni siquiera es considerado con la propia vejez, tan admirada en otras épocas de la humanidad, en que fue menos desarrollada, pero no menos sabia.

    Para seguir con el refranero popular ‘en casa del herrero, cuchillo de palo’. Una ‘casa colectiva’ donde a la adolescencia o postadolescencia se la culpa por defecto y costumbre, cuando no, casi se la criminaliza. ¿No será irresponsabilidad nuestra, lo que ellos han recibido como herencia?

    A veces parece como si imperase el ‘Pensamiento Único’, cerrado y exclusivista. Los adolescentes, porque no llegan a cierta edad y los abuelos porque ya la han pasado, aunque son útiles para financiar o hacer de ‘canguros’ de sus nietos. La auténtica cobertura social de este pais.

    Frente a la adolescencia, se comienza con defectos graves, la falta de memoria y empatía hacia a la juventud o lo que fuimos, así como a falta de previsión y solidaridad hacia la vejez, o lo que seremos.
    Quizá sea la pretensión de creer que se ‘es’, cuando en realidad nuestra existencia tiene más de estar, que de ser.

    Planea sobre mi mente el recuerdo de un proverbio, aunque ya no tenga presente quien lo mencionaba, que a su vez remitía al origen de ya no sé que lugar del planeta. Hacía una metáfora entre no sé que especie de crustáceo marino, que desde su primera etapa de vida y su madurez, suele permanecer, por evolución natural, un cierto tiempo sin cáscara.

    Sin desdecir esa preciosa analogía, veo la adolescencia como un salto entre dos trapecios.
    Mientras se pierde la protección de la infancia y no se alcanza la madurez, existe un arriesgado momento de vacío.

    Siempre recordaré un día que andaba con mi hijo, en aquel momento con unos doce años, y frente a mi cautelosa descripción de lo que solía ser la adolescencia, él siempre sensato, me contestó un tanto preocupado ‘¿y entonces donde está la gracia?’ Creo que le respondí que habían muchos descubrimientos y compensaciones. Aún así esa tarde me quedé pensativo.

    Le gusta a 1 persona

    • Estoy de acuerdo en muchas cosas de las que dices. Creo que en la sociedad actual se tiende a patologizar cosas que hasta hace unos años se consideraban normales. Se ponen etiquetas con todo tipo de síndromes y trastornos, que en realidad no existen como tal.

      En el caso de la adolescencia si es verdad que ahora mismo hay mucho adolescente estresado. Tal vez por las presiones sociales, los estudios, etc. A veces es la propia familia quien espera demasiado de ellos desgraciadamente a estas edades aun no se tiene los recursos necesarios para enfrentarse de una manera madura a los problemas, eso puede derivar en un problema. Lo que para nosotros puede ser una tontería para ellos es un mundo y vivirlo con un gran sufrimiento.

      Por cierto, opino lo mismo que tú respecto a la vejez.

      ¡Un beso y muchas gracias por tu valiosísima contribución!!

      Le gusta a 1 persona

      • Qué bien que nuestras opiniones están tan próximas. Personalmente siempre tengo presente el tema de ‘la identidad’ las dudas sobre ella, para ellos mismos como acerca de su entorno. La identidad y el futuro pueden asfixiar. En mi opinión ser adolescente no es ningún ‘chollo’. La edad apaga esos fuegos, que por supuesto no siempres son placenteros. ¿Qué van a decir los seguidores? ¿El dibujo transformado en psicología? Yo encantado de que aparezcas siempre y por donde quieras. Un beso. Nas noches.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s