¿Cuántos regalos son demasiados?

regalo decepcionante.jpg

Con la llegada de los Reyes la publicidad de los juguetes se dispara. ¿Cuántos anuncios son de juguetes? Y no solo eso, ¿qué hay de los catálogos de las jugueterías y centros comerciales? Ante tanta oferta es normal que los niños pidan muchos regalos para Navidad o Reyes. Parece lógico pensar que tenemos que limitar el dinero que gastamos en juguetes, pero no solo por temas económicos, sino también para asegurarnos de que nuestros hijos van a recibir una buena educación y que no los estamos malcriando.

Los niños tienen que aprender que las cosas requieren un esfuerzo, no podemos inundarles con regalos solo porque es Navidad. El problema en realidad, no es el regalo que como padres podamos hacerles, si no la suma de regalos que reciben en total por parte de toda la familia. Por ejemplo, puede que vosotros le compréis un solo juguete, algo que lleve pidiendo desde hace mucho y que realmente le haga ilusión, pero a eso muchas veces hay que sumarle los regalos de los abuelos, de los hermanos, de los tíos, de los primos, de los padrinos, amigos de la familia, etc. Al final el niño acaba con un montón de cosas de las que no sacará provecho ni de la mitad, seguramente queden olvidadas con el tiempo en una esquina de la habitación.

Por otro lado, está comprobado que un exceso de regalos “desilusiona”. Los niños estarán más ilusionados al ver los regalos envueltos debajo del árbol que tras desenvolverlos, además con tanto juguete el niño jugará un poco con cada uno hasta que se decidan por su favorito y “abandone” el resto. Así solo fomentamos el aburrimiento, la impaciencia y el egoísmo, valores que paradójicamente intentamos evitar en estas fechas.

Consejos para los regalos de Reyes

No dejes que la culpa sea la que se vaya de compras. Hay padres que durante el año no han podido estar mucho tiempo con sus hijos, tal vez por motivos laborales, separaciones o divorcios. Sea lo que sea, si en cierto modo te sientes culpable por no haber podido pasar tiempo con tu hijo no intentes arreglarlo comprándole los regalos más caros. Compénsalo haciendo actividades junto a él. Iros al cine, a jugar a los bolos, a patinar, o incluso haz actividades que no requieras dinero, ¿por qué no una mañana en el parque jugando a la pelota o volando una cometa? Seguro que lo pasará mejor disfrutando de tu compañía una tarde entera que en casa solo con su nuevo juguete, aparte de que es más sano.

-Controla la publicidad que le entra a tus hijos por los ojos. Esto es un poco más difícil porque ya no depende tanto de vosotros. La televisión, la propaganda, los escaparates de las jugueterías… hay mucha oferta de juguetes en Reyes. Sin embargo, podéis intentar por ejemplo reducir las horas de televisión. Si tenéis televisión por cable la tarea será más sencilla porque no hay tantos anuncios. También podéis decidir no recoger los catálogos de juguetes, o al menos mantener solo uno y tirar el resto. Por último, sacar más al niño al parque o llevarlo a actividades por la tarde con otros niños. En algunas ciudades hacen campamentos de navidad donde los niños se divierten juntos haciendo talleres durante el día.

regalo de navidad

-Elige solo uno o dos regalos de “la carta a los reyes”. Si es demasiado larga da prioridad a dos como máximo y no te salgas de ese presupuesto. Los padres también podemos sentirnos influenciados y sucumbir al consumo por la gran cantidad de promociones y ofertas que hay en estas fechas.

-Habla con el resto de la familia. Con el fin de no sobrecargar al niño con regalos habla con tus familiares y hazles comprender que el niño no necesita recibir tantos juguetes, no solo por el tema económico sino más bien por una cuestión de madurez psicológica. Lo que buscamos es que aprendan a valorar las cosas y es preferible que se le regale un solo juguete que sepamos que va a utilizar, aunque sea caro, a cuatro cosas más baratas. Por ejemplo, si a nuestro hijo de 8 años le regalamos una tablet lo más seguro es que no acabe ni mirando el resto de los juguetes que recibe, por lo que no merece la pena. También es preferible que le compréis tres o cuatro regalos de parte de TODA la familia a que cada miembro le compre uno.

Compra vía Internet. Hay muchas tiendas online de juguetes en las que venden productos en stock a precios de risa. Busca bien si quieres ahorrarte una buena cantidad de dinero. Otro consejo adicional es anticiparte y no dejarlo todo para última hora.

Regalos que desarrollen su creatividad y sociabilidad. Si quieres algo diferente elige juguetes que estimulen al niño y no aquellos que lo conviertan en un mero espectador.  Por ejemplo, los juguetes de manualidades, los de construcción, proyectores para dibujar, pinturas, instrumentos musicales, libros…

Por otro lado, si tienes varios hijos puedes comprar un regalo que fomente el juego entre ellos o con otros niños, como los cada vez más olvidados juegos de mesa.

Por último, si sospechas que este año tu hijo va a recibir demasiados juguetes siempre puedes guardar algunos para más adelante y dárselo cuando tu veas que puede valorarlo más. Es mejor que repartas los juguetes durante todo el año en función de su esfuerzo y buen comportamiento que regalarlos todos indiscriminadamente en un solo día.

________________________________

Este artículo lo escribí para la revista digital Bekia. Si quieres verlo desde esa página pulsa aquí.

¡¡Por último os deseo unas felices fiestas a todos!!

Anuncios

6 comentarios en “¿Cuántos regalos son demasiados?

  1. Interesante artículo. Lo tendré en mente cuando sea padre, jaja. Reconozco que siempre que me he imaginado que tengo una hija, siempre me he dicho lo mucho que la mimaría, y es que hay que tener mucho cuidado, porque sin quererlo podemos malcriar a nuestros hijos. FELIZ NAVIDAD SARA!

    Le gusta a 1 persona

    • Hola Álvaro!!
      Si,la verdad es que los extremos no son buenos, darles caprichos está bien en cierta medida, pero si se acostumbran… ¡tiembla! jaja. Yo no tengo hijos pero trabajo con niños y a veces ves unas cosas…

      En fin, felices fiestas a ti también 🙂

      Me gusta

  2. Hola. Una vez más en este blog descubro otro muy útil y provechoso artículo, tan adecuado para estas fechas.

    Esos profundos conocimientos, expuestos hace tiempo, no tienen caducidad y siguen en vigor como ayuda a orientarnos.

    En nuestro pais, desde hace algún tiempo nos han invadido ‘importaciones’ de otros eventos de fuera de nuestras fronteras que se añaden a los que en algunas zonas han recuperado como autóctonos. Tomar decisiones de cual excluir, puede ser otro motivo de discrepancias entre miembros de la familia o tutores, etc.

    Así es, que en según que comunidad, como sería la de mi caso, a todo ese ‘maremágnum’ consumista que se puede celebrar evocando un día a Papá Noel y otro a los Reyes Magos de Oriente, se suma la celebración y dación de regalos en Nochebuena.

    Acabadas todas las fiestas, puede ser bochornoso ver los restos del ansia consumista, junto a los contenedores de nuestras calles. A eso añadir los problemas de espacio en el mobiliario de los niños para guardar, lo que muchos casos en unas semana pasa a considerarse ‘trasto’.

    Así pues, a aquel sentimiento de culpa por nuestra escasa dedicación personal hacia la educación y convivencia con los pequeños, tal vez antes de hacer las compras deberíamos de recordar otro, como es el de hartazgo de tantos excesos navideños.

    En mi modesta opinión este es un excelente artículo, al que me gustaría añadir dos opiniones y estoy seguro que la inteligencia y sabiduría de quien lo firma, los admitirá casi con seguridad.

    Una se trata de que recordemos que si consultamos cualquier fuente económica fiable —basta con teclear una búsqueda en la red con los términos ‘índice, pobreza, paises, etc’— nos vamos a encontrar con algunas sorpresas respecto a algunos tópicos en cuanto a pobreza infantil.

    La otra me parece importantísima y es la diferenciación o discriminación de juguetes por género.

    Hace algunos días, donde vivo vi algún cartel promovido por el ayuntamiento que para la compra de juguetes decía algo parecido a ‘ni azul ni rosa…’

    Las relaciones entre niños y niñas, las futuras entre hombres y mujeres, ya se están construyendo, ahí en celebraciones tan significativas.
    Transformar las tradiciones, es un reto que evitará graves problemas en temas de machismo que en algunos casos pueden derivar en violencia, como lamentamos en la actualidad.

    Como siempre agradecido por estas publicaciones que estimulan nuestra reflexión. Muchas gracias no sólo por ello sino por poder expresar una opinión.

    Buenas tardes : )

    Le gusta a 1 persona

    • Muchísimas gracias por tus opiniones Enric, como siempre son bienvenidas.
      Escribí hace tiempo un artículo muy interesante sobre los juguetes y promoción de los roles de género aunque no lo publiqué aquí en el blog. Ahora las jugueterías se están volviendo más sensibles con este tema, supongo que para vender más, aunque en el fondo espero que no solo sea de boquilla y que realmente les preocupe este tema. Creo que para cambiar las cosas tenemos que empezar por ahcer algo nosotros, desde nuestras casas y predicar siempre con el ejemplo 🙂

      Es genial que pongan carteles así en tu zona, aqui nada de nada, un poco frustrante.

      Y si, estoy totalmente sde acuerdo contigo sobre la pobreza infantil…

      Bueno, espero que tengas un buen comienzo de año, nos leemos pronto!!

      Un beso!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s