¿Funcionan los videos Baby Einstein para “tener” niños más inteligentes?

tv

El éxito de estos vídeos fue tal que solo en Estados Unidos uno de cada tres niños con edades relativas entre medio año y dos años los veían frecuentamente. ¿Realmente funcionan?

En 1997 se fundó una compañía llamada Baby Einstein, que se especializó en la realización de supuestos vídeos educativos para bebés. Eran cortos donde marionetas y distintos personajes interactuaban entre si a la vez que enseñaban algunas palabras, formas, colores, etc. Se suponía que la exposición a estos vídeo tenía una eficacia comprobada, de manera que con el tiempo se desarrollaba más rápidamente la inteligencia de los niños. La empresa tuvo bastante éxito y estos vídeos empezaron a expandirse. Como consecuencia, en el 2001 The Walt Disney Company adquirió los derechos y amplió la marca. No solo introdujo juegos de cartas, juguetes y libros, sino que creó varias categorías más: baby Mozart, Baby Galileo y Baby Shakespeare.

¿En qué consisten estos videos?

Estos videos se clasifican por las edades del niño, y los hay para todas las edades. Incluso de 0 a 2 meses. El contenido depende lógicamente de la edad del niño que lo ve. Los vídeos de 0 a 2 años por ejemplo consisten en música clásica unida a imágenes repetitivas y coloridas, o también palabras en diferentes idiomas con la aparición de una cadena de diferentes formas en la pantalla. A partir que aumentan los meses los vídeos incorporan nuevas cosas, marionetas, imágenes de niños, formas complejas o palabras más elaboradas. Para que os hagáis una idea: trenes dando vueltas, peonzas que giran, un aparato de hacer pompas, fuegos artificiales… Lógicamente, para los adultos es algo tremendamente aburrido e incluso tiene cierto tono psicodélico, pero los niños enseguida quedan absorbidos por la pantalla.

¿Realmente aumentan la inteligencia del niño?

No solo no tienen eficacia sino que son contraproducentes. La recomendación general de todos los pediatras es que para niños a partir de los 4 años la exposición a cualquier tipo de pantalla sea como máximo de una a dos horas como mucho. Pero para niños menores de 2 años es recomendable evitar en todo lo posible la exposición directa con cualquier tipo de pantalla. Durante ese rango de edad el cerebro del niño es muy vulnerable y está continuamente desarrollándose. Los niños ante la televisión no van a sacar nada de provecho por muy “educativos” que sean estos videos. Incluso se han hecho investigaciones en las que se cree que la exposición a estas edades de los niños no solo no  tienen eficacia a la hora de aumentar la inteligencia sino que puede dar lugar a niños con problemas de atención en el futuro.

Ante estudios que demostraban que estos videos no tenían eficacia La Campaña para una Infancia sin Anuncios en EEUU, también llamada CCFC por sus siglas en inglés (Campaign for a Comercial Free Chilhood) pidió a Disney que quitasen “educativos” de los vídeos, ya que alegaban que era publicidad engañosa ( varios estudios científicos lo evidenciaron) y los padres principalmente los compraban por ese motivo. Al principio Disney no quería responsabilizarse y negaron el hecho de que hubiesen dicho que mejoraba la inteligencia de los niños, que solo eran de entretenimiento. Al final, la mentira cayó por su propio peso y Disney acabó devolviendo parte del dinero a las familias que habían comprado los productos y se quejaron en una campaña pública. Sin embargo, la directora de la compañía Baby Einstein declaró que nunca quiso promocionar los vídeos como “educativos”  y que realizan los reembolsos por la fidelidad de sus clientes.

El estudio que más controversias demostró fue el realizado por  Psychological Science, una revista de corte científico y psicológico. En ella compararon a niños que veían videos de la serie Baby Einstein con niños que nunca habían estado expuestos a ellos. Ponían palabras, formas y sonidos que aparecían en el propio programa a ambos grupos. Los resultados concluyeron que no había diferencias estadísticamente significativas. Es más, los niños que interactuaron con los padres en vez de quedarse sentados delante del televisión  obtuvieron mejores resultados.

¿Debería dejar que mi hijo vea los vídeos de Baby Einstein?

einstein

Tras leer el artículo cada uno debería juzgar por si mismo y también debe replantearse el motivo por el cual quiere hacerlo. Si el objetivo de los padres es que el niño desarrolle su inteligencia entonces perderá el tiempo y el dinero, sobre todo en relación con los productos orientados a los primeros meses. Sin embargo, el objetivo es dejar a los pequeños entretenidos un rato mientras se está a otras cosas pues si, cumplen perfectamente esa función, pero nada más. Sin embargo, no hay que olvidar la recomendación de los pediatras de no exponer a los niños menores de dos años a cualquier tipo de pantalla. Obviamente, el niño no va a desarrollar un trastorno de atención por ver un vídeo de media hora a la semana, no hay que ser drásticos, pero tampoco conviene hacerlo todos los días, ni cada dos…, ni siquiera cada tres…

¿Qué alternativas hay para aumentar la inteligencia de los bebés?

Básicamente, si lo que quieres es aumentar la inteligencia de tu hijo interactúa con él, cuanto más tiempo pases a su lado, le hables, juegues y disfrutes de su compañía antes empezará a hablar y a interaccionar con el mundo.  Otra forma de favorecer la inteligencia es usando portabebés ergonómicos en el sentido de que de esta manera pueden interactuar con el mundo en mayor medida, si lo comparamos a un bebé que se encuentra siempre en el interior de un carrito. Al tener contacto directo con el mundo tiene acceso a mayor información y la madre indirectamente también se comunicará más con él.

Es muy importante hablarle, nárrale lo que estás haciendo, lo que has hecho durante el día, lo que te gustaría hacer al día siguiente. Según vaya creciendo incluye mayor variedad en las palabras , por ejemplo: “hoy nos encontramos un perro marrón”, el plátano está muy dulce”, etc. Además prueba a señalar los objetos que digas. Los primeros meses los bebés mirarán tu dedo y no lo que señalas, es totalmente normal y hasta que no pasen al menos 8 meses no empezarán a mirar el objeto en cuestión, pero es una forma de ir iniciándole. Finalmente, no hay recetas mágicas que nos aseguren unas garantías pero con esfuerzo y paciencia toda semilla dará sus frutos.

___________________

Artículo escrito para Bekia hace un par de días. Si quieres verlo desde esa plataforma entra aquí.

¡¡Espero que tengáis un buen fin de semana!!

¡Ya casi estamos en verano! 🙂 🙂

Anuncios

6 comentarios en “¿Funcionan los videos Baby Einstein para “tener” niños más inteligentes?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s